“Debemos evitar que una casa se venga abajo después de un sismo”

“Debemos evitar que una casa se venga abajo

La dilatada carrera profesional del ingeniero civil Víctor Zelaya Jara no es poca cosa: se graduó como ingeniero civil en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI); obtuvo el primer lugar de su promoción en el Instituto Internacional de Sismología e Ingeniería Antisísmica de Tokio, donde realizó su posgrado; y siguió el doctorado en Construcción en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Desde muy joven quedó impactado por todo lo que sucedía después de un sismo.

Todo lo aprendido fue aplicado en diversas empresas privadas y en el Estado. Ahora comparte ese conocimiento como docente universitario. Según Zelaya, el secreto para salvar la mayor cantidad de vidas en un sismo es tener la certeza de que la edificación haya sido construida siguiendo las normas establecidas.

— ¿TODOS LOS DÍAS SE REGISTRAN SISMOS EN EL PERÚ?

No solo en nuestro país. Se calcula que se producen entre 180 y 250 sismos a diario en el mundo, según los diversos organismos internacionales encargados de hacer este tipo de monitoreo. Por ejemplo, según el Instituto Geofísico del Perú (IGP), en agosto pasado se registraron 31 sismos, y la semana pasada, el día que tembló todo Matucana, hubo 14. Casi todos los días hay sismos, el tema está en que no todos los sentimos.

— ¿QUÉ PODEMOS HACER ANTE UN SISMO DE GRAN MAGNITUD?

Entiendo que todas las campañas estén orientadas hacia la correcta evacuación y los elementos básicos que debemos llevar con nosotros ante una emergencia. Pero, desde mi perspectiva, lo más importante es salvaguardar la vida humana. Para ello, lo que debemos evitar es que mi casa o el edificio donde estoy se venga abajo tras un sismo y así vamos a poder escapar. Para esto, es imprescindible que la obra civil esté bien construida. ¿Qué se necesita? Seguir lo indicado en el reglamento técnico de construcción y en las normas antisísmicas que maneje cada país. Si se cumplen las normas sobre resistencia del concreto, la resistencia del acero y la capacidad del suelo, tendremos construcciones que puedan resistir mejor a este tipo de movimientos. El hipocentro del terremoto de México tuvo una profundidad de solo 57 kilómetros. Lo preocupante es que se están produciendo cada vez más sismos superficiales.

— ¿DE QUÉ DEPENDE QUE UN SISMO PUEDA TRAER ABAJO UNA CONSTRUCCIÓN?

Mientras más superficial sea el hipocentro del sismo, más se sentirá y mayor daño a la obra civil se causará. El hipocentro es el punto exacto, dentro de la corteza terrestre, en el que se produce un movimiento sísmico. El epicentro, por otro lado, es el punto en la superficie terrestre hacia el cual se traza una vertical desde el hipocentro. Los japoneses consideran que un sismo es profundo cuando su hipocentro es mayor a los 100 km de profundidad, y que es superficial cuando es menor a los 100 km de profundidad. Pero lo que hay que recordar es que los sismos siempre suceden y seguirán sucediendo. Tenemos que aprender a vivir con ellos.

— ¿CUÁL ES EL PROBLEMA PRINCIPAL QUE SE PRESENTA EN LAS CONSTRUCCIONES?

Que no se siguen las normas o que venden material que no es el adecuado. Por ejemplo, necesitas fierro de 1/4 de pulgada, que equivale a 6,33 milímetros, para tu construcción, pero te venden como si fuera de 1/4 fierro que tiene solo 5,5 mm o 4,8 mm de diámetro. Tampoco se usa el material adecuado y no se respetan las medidas exactas para las mezclas. Otro ejemplo, si tomas un puñado de la arena que estás usando para la construcción y la frotas con tus manos, debería quedar poco rastro de arena. Si lo que te queda es tierra, suciedad, es que ese material no es el adecuado. ¿Por qué sucede esto? Porque no somos honestos.

— ¿Y CÓMO PODEMOS SABER SI NUESTRA CONSTRUCCIÓN ESTÁ EN BUENAS CONDICIONES?

Hay muchas maneras. Para saber si tienes un techo resistente a sismos, la UNI o la Universidad Católica pueden hacer pruebas de carga y resistencia. También cuentan con un aparato llamado esclerómetro, especial para determinar si se ha usado la cantidad adecuada de cemento en el tarrajeo de una pared.

— ¿CONSIDERA QUE LOS SISTEMAS DE ALERTA TEMPRANA PUEDAN SER DE AYUDA?

Los animales, por ejemplo, no predicen los sismos. Su sensibilidad es distinta y los sienten antes que nosotros. Las máquinas detectan sismos todos los días, pero cuando ya se están produciendo. Nadie puede predecir un sismo, rigurosamente hablando y de manera científica, dando lugar, fecha y magnitud exactos.

— ¿CÓMO SE INTERESÓ POR EL TEMA DE LOS SISMOS?

Desde 1972 todos los días investigo sismos. Me marcó el sufrimiento de la gente tras los sismos de 1966, 1970 y 1974 y desde entonces me concentro en construcciones antisísmicas.

Original: El Comercio

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - S/0.00

YA CASI EMPEZAMOS !!!

Horas
Minutos
Segundos

¿Listo para ver el software más potente en cálculos y estructuras?

X