¿Quieres tener éxito profesional? ¡Ponte en marcha!

Cada vez que alguien me pregunta cuál es el camino para el éxito mi respuesta es la misma: tener metas en la vida apegadas a tus verdaderos deseos. Y aquí viene la siguiente pregunta: pero ¿cómo consigo saber lo que realmente deseo?… No desees lo que quiere tu mente, es el camino del fracaso. Aprende a escuchar lo que desea tu corazón, es el camino de la prosperidad y felicidad. Recuerda lo que dijo Khalil Gibran en El Profeta. “La visión de un hombre no presta sus alas a otro hombre”. Deja que tu corazón te guíe. Para escuchar tu corazón debes calmar tus voces internas, recordar tus valores fundamentales, lo que te hace vibrar y te da fuerza de sólo pensarlo.

No tener metas es como comprar un GPS sin tener dirección. Las personas que no tienen metas son intangibles, reactivas (apagafuegos), genéricas, no tienen dirección (autómatas) y no miden. Por tanto, son personas que su destino y su vida están regidos por factores ajenos a ellos. No tienen responsabilidad personal. Las personas que se trazan metas en todas sus áreas de vida (familia, trabajo, salud, formación, desarrollo socio-cultural) son personas tangibles, específicas, proactivas, y encima miden y saben si están ganando o perdiendo este partido llamado vida.

Cuántas veces te has preguntado ¿Me atrevo? ¿Será que va a dar resultado? ¿Lo conseguiré? Tienes en tu mente algo que te hace mucha ilusión y al intentar dar el primer paso, siempre consigues un pero… esto es normal, le pasa a muchísimas personas y se llama miedo o inseguridad. El miedo es una emoción primaria y si en casos te salva de hacer locuras, en otras te congela dejándote paralizado.

Suele disfrazarse de excusas. Identifícalas, entre ellas las más comunes son: Falta de tiempo, falta de experiencia o conocimiento, falta de confianza, ¿las reconoces? Hazlas a un lado y continúa. Sé firme en tus decisiones.

Cuando realmente estas motivado y claro en el “que” los “como” aparecen, sacas tiempo de donde no lo tienes, surgen en tu camino las herramientas necesarias para avanzar y es que al centrar tus emociones y energía hacia tus metas, ves oportunidades donde nada veías antes.

Ya establecidas tus metas, el siguiente paso es la acción. Los deseos son objetivos o metas que no hemos puesto en marcha, es indispensable pasar a la acción. Citando a Washington Irving “Las mentes grandes tienen propósitos y planes, las otras tienen deseos y esperanzas…” Establece un plan de trabajo que esté de la mano con tu realidad, tus tiempos y sea ecológicamente armonioso con tu entorno, de nada vale que quieras exigirte terminar el maratón de New York la próxima semana, cuando no has comenzado a caminar 5 kilómetros diarios, por darte un ejemplo. Claro que lo podrás hacer pero para ello tienes que ir paso a paso y el primero que tienes que dar es creer en ti. En la medida que ves concretado cada paso, cada peldaño de tu plan de trabajo, vas ganando confianza con los pequeños logros y es que el éxito justamente es disfrutar de cada pequeña hazaña que vamos obteniendo a lo largo del camino, como decía Don Quijote “Lo importante es el camino y no la posada”. Una pared se construye con cada ladrillo. Esto te va a fortalecer, te generará confianza en ti mismo y te motivará a continuar con metas cada vez más grandes, más ambiciosas. Termina siendo una bola de nieve en positivo, cada vez crece más la autoestima, la motivación y por consecuencia tu éxito personal. Recuerda lo importante es hacer aquello que te hace feliz. Date el permiso y la oportunidad. Si no sabes algo, apréndelo. Si necesitas ayuda, pídela.

Tu valor como persona no depende de tus logros o fracasos. Depende de tu capacidad para sentir, pensar, aprender, desarrollarte y actuar. Tu capacidad es mucho mayor de lo que crees. Éxito es la suma de un equilibrio entre bienestar económico-físico-social–espiritual. No hay atajos hacia el éxito. El único gran camino es la constancia, dedicación y disciplina, tomar tus talentos y convertirlos en habilidades y estas sólo se afianzan en ti a través de la práctica, la acción, midiendo resultados, corrigiendo y avanzando. No te des más excusas. Actúa como si no tuvieras miedo, practica y disfruta los resultados. Es fundamental premiarte ante cada logro. El secreto está en convencer a tu mente de lo que quiere tu corazón. Recuerda que él es quien te llevará al verdadero éxito.

Como podemos observar el éxito es la suma de muchos pequeños pasos bien planificados y concretados que hacen de nuestra vida una realidad y no un sueño. Para alcanzarlo estás TÚ y el momento de comenzar es AHORA. 

Fuente: https://www.e-zigurat.com/noticias/quieres-exito-profesional-ponte-marcha/

Comparte esta noticia en:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - S/0.00

YA CASI EMPEZAMOS !!!

Horas
Minutos
Segundos

¿Listo para ver el software más potente en cálculos y estructuras?

X